¿Por qué desapego?

Cada vez más a menudo, a lo largo de la vida profesional, vamos a tener que renovarnos, cambiar o reinventarnos completamente. Por eso, he querido escribir este artículo sobre el desapego, porque es un factor importante para fluir con los cambios es tener la mente abierta a esa realidad.

La primera vez que me reinventé lo hice guiada por la búsqueda de un propósito profesional que conectara conmigo, que me hiciera fluir y sentirme conectada con lo que hacía cada día. Me costó conseguirlo, pero cuando lo hice, me dio la sensación de haber llegado a algún lugar. De que ya estaba. De que había encontrado algo.

¿Qué tiene que ver desapego con reinvención?

El desapego tiene que ver precisamente con esa última frase. Con la sensación de haber encontrado algo, de haber llegado un lugar, como si fuera una piedra filosofal o algo estático.

No es así. Nada es permanente. Se trata de un camino.

La reinvención nunca termina, pero tengo una buena noticia. Cada vez es más fácil reinventarse, ¿por qué? Porque es como un músculo, que se llama resiliencia. Se entrena.

¿Desapego, reinvención y resiliencia?

Resiliencia y reinvención, el orden de estos dos últimos factores no altera el producto. La primera vez que me reinventé, empecé por ahí, sin resiliencia. No creo que la tuviera o al menos, no era consciente de ella. Sin embargo, lo conseguí. La segunda vez, sin embargo, me daba pereza, recordaba que el camino era largo. Sin embargo, pude notar enseguida ese músculo, esa resiliencia, que apareció cuando lo necesitaba para facilitarme el camino, totalmente reforzado. Y tardé mucho menos tiempo, porque ya tenía un propósito.

Lo que si es verdad es que primero va el ejercicio de desapego, de aceptar dejar en el pasado aspectos que han sido importantes para nosotros: una profesión, un proyecto, una empresa, una época, un compañero de viaje, un blog. Tanto da aquello de lo que toque desprendernos, la vida nos lo muestra. Sólo hay que estar atentos.

¿Cómo saber que toca desapego?

No se sabe, se siente. Se siente tan fuerte como el propio apego, por eso la elección es difícil. Se siente que algo ya no funciona y lo complicado es averiguar la tecla a tocar. Ahí es dónde juega un buen papel la resiliencia.

La resiliencia no sólo es músculo, es olfato y convicción. Es saber que saldrá. Es confiar.

En este artículo hablo de desapego porque esta vez, lo que me ha costado mucho dejar atrás es el que ha sido mi blog durante 14 años. Eso es lo que quiero hacer aquí, despedirme de él, como ya hice ayer en el último artículo que escribí en él:  ¿Te vienes a ReinventionMood? No te lo pierdas porque te completará esta historia de desapegos.

Si, hoy me toca dejarlo atrás, pero estará disponible si lo deseas, porque hay muchos artículos que permanecen en el tiempo y siguen siendo útiles y porque mi libro tiene muchas conexiones con él. Eso sí, acuérdate de volver aquí, porque…

¡Este es el espacio de mi nuevo BLOG!

Seguirás encontrando artículos inspiracionales, como éste, pero el tema de este espacio es asesoría para profesionales y consultoría para empresas, en este nuevo mundo IA. Es el resultado de una evolución completa, con toda la experiencia del pasado, las necesidades que plantea el futuro siempre en mente y las Personas en el centro. Es futuro del trabajo.

 

ReinventionMood

 

Recibe PAUTAS para CREAR tu Futuro Profesional y disfrutar de una Empleabilidad Sostenible

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest